Los sucesores de la comedia latina y la tragedia griega

La dramaturgia latina y griega sigue viva y está arraigada en muchos centros escolares. Así lo demuestran los grupos premiados en el I Concurso Nacional de Teatro Clásico Grecolatino.

ARTICULO DE ANA M. RONCERO EN AULA EL MUNDO

Descarga el pdf Las comedias y tragedias latinas y griegas perviven con fuerza en muchos centros educativos de nuestro país. Buena fe de ello dan los premiados en el I Concurso de Teatro Clásico Grecolatino, que convocó el Ministerio de Educación y Ciencia, como la agrupación Sardiña, de los IES coruñeses Elviña y Paseo de los Puentes.

Dirigido por Ricardo y Beatriz Martín, un matrimonio de catedráticos volcados en la lengua latina, ha adaptado cinco obras de Plauto. Cada curso interpreta una y el pasado tocó El anfitrión, con la que ha conseguido el primer premio en comedia latina: 8.000 euros que han invertido íntegramente en viajar a Grecia.

El profesor Martín lo fundó en 1982 para “hacer una lectura dramatizada de la obra de Plauto”. Después surgieron dos objetivos: divulgar la cultura clásica a través de su teatro y conseguir una educación integral mediante una “actividad extraescolar rica y dinámica”, que potencia la memorización y el trabajo en grupo.

Como otras compañías, participa en los dos principales circuitos de teatro grecolatino: el español que organiza Prósopon y el europeo que acoge Segóbriga (Cuenca). Precisamente allí, actuaron en 2006 y volverán a actuar en junio los grupos ganadores del certamen del Ministerio.

Sardiña ensaya las comedias todos los viernes desde las 16.30 horas en adelante, normalmente hasta las 20.30. Pero, ¿por qué la mayoría son chicas? Martín cree que “maduran antes, son más responsables y más decididas. Además, los chicos a esa edad tienen más problemas para hablar en público y subirse a un escenario”.

El primer premio en tragedia y comedia griega fue a parar al grupo Selene, del IES Carlos III (Madrid), por su interpretación de Pluto, de Aristófanes. Este colectivo teatral fue creado hace 27 años por el catedrático de Griego José Luis Navarro, quien dice que “entre leer una obra, ir a verla y protagonizarla” hay mucha diferencia, pues lo último proporciona un “acercamiento más directo” al mundo antiguo.

Aunque los hay de otras materias, casi todos los 30 alumnos que actúan son de Griego, Cultura Clásica o Teatro. Selene, cuya directora artística es Gemma López, se financia con premios (los 10.000 euros de éste han servido para viajar a Grecia) y con fondos del festival de Segóbriga. Navarro cuenta que las obras se ensayan en los “tiempos muertos”, generalmente de 14.20 a 16 horas o “por partes sueltas en otros momentos de la tarde”. Se busca “que no sea a cambio de nada sino además” de otras actividades.

Los grupos

SARDIÑA. Ha recibido 89 premios (60 individuales y 29 de conjunto) y ha realizado más de 500 representaciones ante más de 225.000 espectadores.

GRUPO KOMOS. Más datos de esta agrupación valenciana en http://intercentres.cult.gva.es/iesvicentaferrer/komos.html.

SELENE. Conoce mejor a este grupo madrileño en http://www.seleneteatro.com.

GANADORES. Además de éstos, hubo otros tres premiados. En tragedia griega/latina o comedia griega, el IES Fuente Nueva de Morón de la Frontera (Sevilla) quedó tercero y, en comedia latina, el IES Emperatriz María de Austria (Madrid) fue segundo y el IES Siberia Extremeña de Talarrubias (Badajoz), tercero.

Grupo Komos: la “educación en valores mediante una escuela de teatro” grecolatino

El segundo premio en tragedia griega (1.200 euros que se han reinvertido en la compañía) recayó en el Grupo Komos, una formación nacida en 2003 en el seno del IES Vicenta Ferrer Escrivà (Valencia), que presentó Medea, de Eurípides. Su alma mater es Miguel Navarro, un profesor de Griego que dirige la agrupación como una escuela de teatro para unos 65 estudiantes de 2º de ESO a 2º de Bachillerato.

El programa pedagógico de Navarro respeta “fielmente los rasgos y el lenguaje originales de las obras griegas” y persigue la “educación en valores mediante una escuela de teatro”, por lo que este año la Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana le ha subvencionado como un Proyecto de Innovación Educativa.

“El principio fundamental es que los chicos están en el grupo porque quieren” y no por obligación, quiere “que disfruten haciendo teatro”. El Grupo Komos, que se financia con los premios que obtiene, ya ha recibido varios en el certamen Compitalia.

El Concurso Nacional de Teatro Clásico Grecolatino se creó y convocó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 7 de enero de 2006. Las obras, que deben durar entre 45 y 65 minutos, se presentan grabadas en vídeo. Pueden concursar alumnos de ESO, Bachillerato y ciclos formativos de centros públicos y privados, en dos categorías: tragedia griega/latina o comedia griega, y comedia latina.

Con este certamen, el Ministerio de Educación reconoce la “el entusiasmo y la dedicación desinteresada” de alumnos y profesores en esta materia, que constituye un “meritorio medio de expresión artística, de gran valor pedagógico y educativo, y de difusión de los valores positivos de las culturas griega y latina, entre las que aparecen temas del destino del hombre, de la justicia, la política y en los que suelen encontrarse mensajes valederos para todas las generaciones”. El Ministerio también valora que se den a conocer las “raíces de la cultura occidental”, por lo que este año lanza otra convocatoria, cuyo plazo de presentación expira el 1 de abril.

Entrega de premios

Los laureles se ciñeron sobre sus cabezas el 9 de marzo, en Madrid, durante la celebración del salón estudiantil Aula 2007. Tres de los seis grupos premiados, Sardiña, Selena y Komos, interpretaron las adaptaciones ganadoras, tras recibir de manos de la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, el reconocimiento a su trabajo. En total, se han repartido 21.000 euros en premios (9.200 en comedia latina y 11.800 en comedia griega o tragedia griega/latina).

Cabrera habló de la “dura y saludable competencia” que hubo en esta edición y resaltó que “los grupos se han implicado de forma extraordinaria en la difícil tarea de lograr la mejor puesta en escena, y en la interpretación de los personajes de forma sencilla, natural, creativa, bella y profunda”.